X. COMME D’HABITUDE

¿Quién no ha oído, cantado, bailado o tarareado alguna vez el tema interpretado por Frank Sinatra titulado My way? Seguramente, nadie podrá negar esta evidencia, ¿cierto? Bien, pues voy a desmontar un “falso mito” o, al menos, sacar del error a todos aquellos que desconozcan la verdadera autoría de esta joya de la canción francesa, el tema más versionado y radiado de la historia de la música.

Lo que pretendo con estas líneas es rendir un pequeño homenaje a Claude François, gran artista e icono de la chanson française durante décadas y cuyos vinilos sonaban en mi hogar. Sus melodías, su voz y sus coreografías que me encantaba reproducir cuando nadie me veía y que marcaron mi infancia francesa forman parte ineludible de la banda sonora de mi vida.

HISTORIA

Efectivamente, My way no es de Frank Sinatra, ni de Paul Anka sino de Claude François y lleva por título Comme d’habitude. Este cantante francés, del que mi madre era (y es) una fan acérrima y cuyos discos escuchábamos en casa, puso letra a la melodía compuesta por Jean Revaux allá por el año 1967. Cuando este compositor acude por segunda vez a Claude (ya que la rechazó en una primera instancia), este decide ponerle letra y darle vida influido por su mal de amores e invadido por la tristeza y la melancolía tras su ruptura sentimental con otra grande de la canción francesa: France Gall. Nace entonces Comme d’habitude, una historia de amor que se desvanece poco a poco y del que quedan los recuerdos de pequeños gestos que formaban parte de la rutina y vida cotidiana. De ahí su título: Como siempre.

Poco tiempo después de la publicación de esta maravilla al mercado musical, el cantante canadiense Paul Anka acude a París para trabajar en un tema y al llegar al estudio de grabación, cuenta que en el taxi en ha oído una canción cuyo título anotó y que se llamaba Comme d’habitude. Casualmente el compositor de la melodía, Jean Revaux, y el editor están presentes en ese estudio. Paul se enamora de la canción y compra los derechos de autor para hacer su versión anglófona: My way.

Dos años más tarde, en 1969, Frank Sinatra retoma esta canción al igual que hizo el rey del rock’n’roll, Elvis Presley. Pero la letra difiere en los dos idiomas: en Comme d’habitude, Claude François relata el hastío y la tediosa rutina que acaba con el amor entre dos personas a fuego lento mientras que My way describe a alguien que se ha hecho a sí mismo y que ha retomando las riendas de su vida con orgullo.

Comme d’habitude

Et puis le jour s’en ira

Moi je reviendrai  

Comme d’habitude 

Tu seras sortie

Et pas encore rentrée

Comme d’habitude

Tout seul j’irai me coucher

Dans ce grand lit froid

Comme d’habitude

Mes larmes, je les cacherai

Comme d’habitude 

Y entonces el día se desvanecerá

Yo volveré

Como siempre

Te habrás ido

Y todavía no habrás vuelto

Como siempre

Me iré a dormir solo

En esa gran cama fría

Como siempre

Esconderé mis lágrimas

Como siempre

My way

I’ve loved, I’ve laughed and cried

I’ve had my fill, my share of losing 

And now, as tears subside 

I find it all so amusing 

To think I did all that 

And may I say, not in a shy way 

Oh no, oh no not me 

I did it my way 

He amado, he reído y he llorado

Me tocó ganar y también perder

Y ahora, cuando las lágrimas desaparecen

Me resulta todo tan divertido

Pensar que lo hice todo

Y permítanme decir, sin timidez,

“Oh no, oh no fue mi caso,

Yo lo hice todo a mi manera”

Por lo tanto, se nos presenta una canción adaptada en inglés, con diferente letra, narrando distintas historias, pero en las que ambas emanan una misma intensidad y fuerza a nivel melódico y de contenido que van in crescendo y que no dejan indiferente. Personalmente, me quedo con la versión original por la carga sentimental de la canción y la nostálgica por mi parte.

VERSIONES

La canción de Claude François ha conocido 1327 versiones en todo el mundo y ha sido versionada por cientos de artistas. Y no por cualquiera: David Bowie, siendo un joven compositor aún desconocido, decidió tentar su suerte creando su propia versión en inglés: Even a fool learns to love. Otros artistas de talla internacional realizaron su propia adaptación: Tom Jones, Robbie Williams o Luciano Pavarotti se encuentran entre ellos. Y no podemos olvidar a Patty Bravo, que la interpretó en italiano en 1972 (A modo mio).

No faltan otros grandes de la música que retomaron Comme d’habitude al otro lado del charco: Nina Simone la cantó en 1970 y Elvis Presley en 1973. Otros la parodiaron como Sid Vicious, el irreverente componente del grupo punk Sex Pistols. En cuanto a las versiones en español, encontramos la de artistas de la talla de Raphael, Joan Báez junto a Gipsy Kings y el grupo Siempre así, por citar algunos ejemplos. El mismo Claude François se atrevió a cantar su hit en italiano en 1969: Come sempre

Una de las cosas que más me fascinan de esta canción es la cantidad de géneros musicales tan dispares que abarcan las versiones realizadas. Podemos escuchar esta composición en su modalidad pop, jazz, rock, flamenco, punk, rumba y hasta rap con el sample de Jay-Z en uno de sus temas, pasando por el raï argelino con la versión de Rachid Taha, Khaled y Faudel.  Ningún estilo se ha resistido a la delicadeza envolvente de esta hermosa melodía.

Incluso nuestro afamado cineasta manchego Pedro Almodóvar incluye esta canción, concretamente la versión de Nina Simone, en ¡Viva la tristeza!, un disco recopilatorio en el que reúne todos los temas que le acompañaron mientras escribía el guion su película Hable con ella.

No encuentro mejor manera de concluir este artículo que dejando que os deleitéis con esta maravilla de canción interpretada con la intensidad que Clo-Clo (apodo cariñoso con el que los franceses llamaban a Claude Francois) ponía a todo lo que hacía. Este tema marcaría un antes y un después en la carrera musical de este artista con mayúsculas.

¡Disfrutad!

 

 

Ana Belén González Espinosa